Pantallazo
En orsai

Tevé Ciudad levantó Corner y Gol es Gol

Tevé Ciudad levantó abruptamente el programa "Córner y gol es gol" tras considerar "inapropiado" un segmento, causando sorpresa a sus integrantes y a los televidentes.
26.06.2014 08:21

El programa de parodia deportiva "Córner y gol es gol", que se emitía por Tevé Ciudad los martes a las 22 horas, tuvo su última salida al aire el pasado martes 17 de junio pese a que sus integrantes y el canal habían firmado contrato para seguir hasta fin de este 2014.

"Córner y gol es gol" nació como un espacio dentro del humorístico Reporte Descomunal (emitido de 2009 a 2013). Este año se convirtió en un programa independiente y semanal, con una hora de duración.

La dirección del canal, a cargo de Martín Papich, decidió que el programa fuera levantado del aire a causa de un chiste realizado en la última emisión. El personaje Norberto Molar (encarnado por Leo Lagos, y que representa el arquetipo del periodista deportivo exageradamente chauvinista y juerguista) realizó un editorial sobre el decomiso de 39 kilos de dulce de leche a la selección uruguaya en Brasil. En un mensaje a las autoridades del país norteño, aseguró que esta selección los lácteos los llevaba en "los huevos" e hizo el gesto de tomarse los testículos.

La dirección del canal consideró poco apropiado el gesto y decidió levantar el programa de la grilla. "Creímos que era un Mundial de humor, no de moralidad barata", bromearon los integrantes de "Córner y gol es gol" (parafraseando al maestro Oscar Tabárez) al ser consultados por Montevideo Portal sobre el fin del ciclo.

Desde el programa explicaron que el canal jamás realizó una advertencia para que este tipo de expresiones no volvieran a repetirse (lo que podría haber permitido que el segmento continuara), sino que directamente decidió primero levantar la emisión del programa del martes 24 y luego sacarlo del aire definitivamente.

El productor del programa, Sergio Del Cioppo, aseguró a Montevideo Portal no haber entendido los motivos de la decisión, cuya motivación -a su juicio- fue comunicada en términos poco claros. Los integrantes, por su parte, consideran que si bien "el canal tiene derecho a elegir sus propios contenidos", se rescindió unilateralmente un contrato cuyas condiciones jamás fueron violadas por los responsables del espacio.

En su justificación, la dirección aludió a los "lineamientos" que debe tener la televisión pública, pero de acuerdo a lo informado por los integrantes del programa "jamás se establecieron cuáles eran, o se especificaron los límites, parámetros o conductas impropias".

"Supongamos que fuimos groseros. ¿Significa eso que hay un lineamiento que indica que la televisión pública no puede tener un programa para gente a la que le gusta el humor grosero? ¿Quién define eso? ¿El director, un comité de moral, una sociedad civil? ¿Hay una televisión pública y una moral privada?", se preguntó Leandro Lagos, uno de los conductores del programa.

La decisión, más allá de abrir un área de debate sobre lo que debe o no debe ser adecuado en la televisión pública, reveló un trasfondo de discrepancias políticas que se arrastraba desde el 2012.

De política y algo más

No fue el primer enfrentamiento de la dirección del canal con los integrantes del programa, a los que se les llamó la atención en más de una ocasión por hacer comentarios de política o directamente por enfocar con demasiada frecuencia el humor en las autoridades de la intendencia municipal.

A fines del 2012, Tevé Ciudad decidió restringir o dosificar el espacio que el programa Reporte Descomunal dedicaba al humor político, que había generado alguna molestia entre autoridades comunales al sentir que se golpeaba especialmente a la propia comuna. El programa pasó a emitirse tres días a la semana, no cuatro, y el tratamiento político se redujo a uno solo a pedido de los directivos de Tevé Ciudad.

Cuando terminó el ciclo 2013, la dirección decidió que Reporte Descomunal no saliera más al aire, aunque planteó a sus integrantes que propusieran otras ideas, siempre y cuando no estuvieran vinculadas a lo político. Fue así que surgió como programa independiente "Córner y gol es gol" (que parodia en forma deliberadamente exagerada a los espacios de periodismo deportivo) con la condición de que no se hicieran comentarios de política en él.

Pese a ello, cuando el programa invitó como entrevistado a José Morgade, fundador del Espacio Celeste, la dirección de Tevé Ciudad pidió explicaciones a sus integrantes al entender que se incumplía el "acuerdo", según contaron a Montevideo Portal. El martes siguiente a las elecciones internas, el canal decidió llamar la atención nuevamente a los responsables del programa por haberle planteado a Rafael Bayce (que asistió con motivo de sus ensayos sobre fútbol, política y sociedad) una pregunta electoral. En esa ocasión, el director recordó que el canal ya tenía "un programa para hablar de política" y que aludir a esos temas "no era lo que se había acordado".

Finalmente, la relación tirante se terminó por quebrar con el incidente "lácteo" del partido de Uruguay, y por lo tanto "Córner y gol es gol", en el mes del Mundial, dejará de salir al aire.