Pantallazo
Vas a tener que ser fuerte

Lágrimas y estupor en el "Gran Hermano" alemán ante las noticias de la pandemia

El presentador les contó en directo que el mundo estaba siendo asolado por el coronavirus, rompiendo el apagón informativo de la casa.

26.03.2020 10:54

Lectura: 4'

2020-03-26T10:54:00
Compartir en

El canal Sat 1 había sido objeto de duras críticas por haber mantenido a los 14 residentes en la más completa ignorancia mientras el país enfrenta una serie de medidas sin precedentes para tratar de frenar la propagación del virus.

El presentador, Jochen Schropp, les dio la noticia durante los primeros minutos del programa, el martes por la noche, junto a un médico, ambos situados detrás de un cristal, para proteger a los concursantes.

"Pat, puedo ver el miedo en tus ojos", dijo Schropp, mientras trataba de tranquilizar al grupo, explicándoles que sus familias se encontraban bien.

Michelle, una cuidadora, rompió a llorar, diciendo que estaba preocupada por su madre, de 55 años, que padece una enfermedad crónica.

La mayor parte de los concursantes permanecieron sentados, en un silencio sobrecogedor, algunos murmurando expresiones como "Dios mío".

Tras ver varios videos de noticias y un resumen de cómo está propagándose el virus por el continente, los concursantes pudieron ver algunos mensajes grabados por sus seres queridos, lo que hizo llorar a muchos, también de alegría.

Muchos familiares les pedían a los concursantes que fueran fuertes y aprovecharon la oportunidad para animarles a hacer lo posible por seguir en la casa.

"Probablemente, ese sea el lugar más seguro en Alemania ahora mismo", le dijo una mujer a Pat.

Algunos, en broma, le pedían a los concursantes que llevaran a casa un poco de papel higiénico.

Región más afectada

La última edición del concurso empezó a principios de febrero, cuando el coronavirus seguía mayoritariamente concentrado en la ciudad china de Wuhan.

Sin embargo, cuatro de los concursantes entraron en la casa este mes, y se les exigió que no hablaran sobre los últimos acontecimientos relacionados con el coronavirus.

En las últimas semanas, Alemania cerró escuelas y parques infantiles, prohibió las concentraciones públicas e instó a la gente a trabajar desde casa, en un intento de atajar la expansión de la epidemia.

La mayoría de los concursantes está en la veintena o la treintena. Viven en una casa acristalada y otra adyacente, parecida a una cabaña, en Colonia, en la región de Renania del Norte-Westfalia.

Precisamente, esa es la región más afectada por el coronavirus, con más de 2.000 casos, del total de 7.000 confirmados en Alemania. Al menos 12 personas han fallecido en esa región a causa de la COVID-19.

En la página de Facebook del programa, muchos internautas criticaron que la emisión hubiera decidido informar a los residentes de forma tan tardía. "La piel de gallina, lo siento tanto por ellos ahora mismo", decía un internauta.

Otros censuraron que el programa hubiera elegido un horario de máxima audiencia para informar a los concursantes, y que además se hubiera hecho en directo. "Qué experimento humano tan espantoso", recogía una publicación.

El canal justificó su decisión inicial, de no informar a los residentes sobre el brote del coronavirus, afirmando que las reglas del concurso establecen claramente que no deben filtrarse noticias del exterior dentro de la casa.

Asimismo, los organizadores afirmaron que todo aquel que entró en contacto con los residentes había tomado precauciones de higiene muy estrictas.

El programa, en el que los participantes son sometidos a votación durante tres meses para no ser expulsados, hasta que solo queda un concursante dentro de la casa, que gana un premio en metálico, solo suele romper las normas si tiene que informar a algún residente del accidente o la muerte de algún familiar.

(con información de AFP)