Contenido creado por Gerardo Carrasco
Pantallazo
El gusto amargo de la sal

Humor de luto: murió a los 97 años el humorista argentino Carlitos Balá

Maestro del denominado “humor blanco”, deleitó a varias generaciones de rioplatenses.

23.09.2022 08:37

Lectura: 3'

2022-09-23T08:37:00
Compartir en

El entrañable actor argentino falleció el jueves a las 21:30, según expresó su nieta, Laura Gelfi, al portal de espectáculos Teleshow. “Estamos devastados pero unidos y así se fue él, con la familia unida y mucho amor”, comentó.

El jueves había sido internado en el Sanatorio Güemes, en Buenos Aires. “Tuvo mareos en su casa, lógico de su edad, y lo llevaron al sanatorio. Los médicos decidieron dejarlo en observación”, explicó en ese momento su representante, Maximiliano Marbuk.

Dueño de un humor que durante décadas deleitó a grandes y chicos, Balá supo acuñar la mítica frase “¿Qué gusto tiene la sal?”. Inventor de términos como “sumbudrule” y del “chupetómetro”, comenzó trabajando como vendedor ambulante en el transporte público. Con los años, se convirtió en un referente de grandes y chicos de varias generaciones. Había celebrado sus 97 años el 13 de agosto pasado, rodeado de su familia.

Su trayectoria artística transcurrió durante más de medio siglo. Estuvo mayormente dedicada al show infantil, con espectáculos en radio, televisión, cine, circo y teatro. Sus comienzos fueron en la radio en la década de 1950 y luego en televisión en La revista dislocada.

Su nombre real era Carlos Salim Balaá Boglich, pero para todo el público rioplatense fue y será siempre Carlitos Balá.

“Estuvo hasta el último momento bien, con toda la gente que lo quiere. Nunca nos vamos a olvidar de este Carlitos maravilloso que se fue como tenía que irse, como un personaje increíble y adorado”, afirmó María Emilia Zavaleta, compañera de Balá en la película El tío disparate, en declaraciones al canal de noticias TN.

Caracterizado por un peculiar flequillo y dueño de un carisma inigualable, Carlitos Balá dedicó más de cincuenta años de su vida al entretenimiento, desplegando un humor “blanco” y una simpatía natural que maravilló a millones.

Nacido el 13 de agosto de 1925 en Buenos Aires, Carlitos Balá alternaba sus trabajos en radio, teatro y televisión con sus apariciones en la gran pantalla, en donde encarnó, entre otros personajes, a Canuto Cañete.

El humorista, de padre libanés y madre croata, se hizo verdaderamente popular en los shows para niños entre las décadas del 60, 70 y 80, cuando protagonizó ciclos como El show súper 9, El soldado de Balá o El circus show.

Uno de sus “gags” más característicos era la pregunta de “¿Qué gusto tiene la sal?”, a lo que los más pequeños contestaban “¡Salaaaaado!”, o su peculiar “chupetómetro”, con el que animaba a los niños a dejar el chupete.

Durante sus casi 100 años de vida, Carlitos Balá coleccionó galardones y reconocimientos de todo tipo, entre ellos el nombramiento como Personalidad Destacada de la Cultura de la ciudad de Buenos Aires en 2009 o la designación de Embajador de la Paz por parte del papa Francisco en 2016, según detalla la agencia noticiosa EFE.